Verba volant, scripta manent

viernes, 1 de julio de 2016

La moneda que decidió el nombre de una ciudad

El "Portland Penny"

El Tratado angloamericano de 1818 fijaba la división del territorio noroeste del continente (conocido por los americanos como Oregón y por los británicos como Distrito de Columbia), acordando un control compartido de la región durante diez años y estableciendo la frontera provisional en el paralelo 49. Dicha frontera sería definitiva tras la firma del llamado Tratado de Oregón (1846).
En la década de 1830, numerosos colonos llegados en su mayor parte de la costa este comenzaron a establecerse en el valle del río Willamette, siguiendo la llamada Ruta de Oregón. La primera localidad importante surgida de esta afluencia fue Oregón City, a orillas del Willamette, pero algunos de aquellos colonos siguieron avanzando hacia el norte para establecerse aproximadamente a mitad de camino entre Oregón City y Fort Vancouver, un puesto avanzado de la compañía británica Hudson's Bay Company, dedicado fundamentalmente al comercio de pieles. Aquel nuevo asentamiento carecía de un nombre oficial; la gente se refería a él como The Clearing ("El claro") o Stumptown (algo así como "Villa Tocón"), por la gran cantidad de árboles que habían sido talados en la zona.


En el año 1843 llegó a la región un aventurero llamado William Overton. Overton, natural de Tennessee, de inmediato se interesó por el lugar, en el que vio condiciones para albergar una gran ciudad, y con grandes facilidades para el comercio; situada a unos veinte kilómetros río arriba de la confluencia del Willamette y el Columbia, el río era hasta allí perfectamente navegable, lo que permitía el acceso de los buques desde el Pacífico. Overton, que no tenía el dinero suficiente para reclamar el terreno que quería, se asoció con un colono originario de Nueva Inglaterra llamado Asa Lovejoy, y juntos reclamaron la propiedad de un terreno de unos 640 acres (unos 2'6 km2). Una vez convertidos en dueños del terreno, comenzaron a acondicionarlo, limpiándolo de árboles y maleza, preparándolo todo para comenzar a construir viviendas.

Asa Lawrence Lovejoy (1808-1882) y Francis William Pettygrove (1812-1887)
Pero Overton era un hombre inquieto y, en 1845, vendió su parte del asentamiento a otro colono llamado Francis William Pettygrove, y dejó la región en busca de nuevos horizontes (se dice que acabó sus días ahorcado en Texas). Pettygrove y Lovejoy continuaron el proyecto inicial, construyendo viviendas e infraestructuras.
Y llegó un momento en el que ambos decidieron elegir un nombre para el enclave. Los dos querían nombrar al recién nacido pueblo con el nombre de su lugar de origen; Lovejoy era natural de la ciudad de Boston y Pettygrove, de Portland (en Maine). Como no eran capaces de ponerse de acuerdo, una noche de 1845, después de cenar en Oregón City, en la Ermatinger House (así llamada por ser propiedad de un empleado de la Hudson's Bay Company llamado Francis Ermatinger), determinaron jugárselo a cara o cruz. Pettygrove ganó dos de tres lanzamientos, con lo que el pueblo sería conocido, a partir de entonces, como Portland.
Portland creció muy rápido. En 1851 ya había en la villa 800 habitantes, un aserradero movido a vapor, un hotel e incluso un periódico, el Weekly Oregonian. Su fácil acceso al Pacífico la convirtió en el puerto ideal para dar salida a la producción agrícola del fértil valle del río Tualatin y a los productos de la pujante industria maderera. Durante años fue considerado el principal puerto norteamericano del noroeste del Pacífico, hasta que fue desbancado por Seattle a finales del siglo XIX. Hoy en día es la ciudad más poblada del estado de Oregón, con cerca de 600000 habitantes.

Portland en 1853
Ninguno de los dos fundadores e impulsores de Portland conservó sus intereses en el lugar por mucho tiempo. Lovejoy vendió su parte a finales de 1845 a Benajmin Stark, sobrecargo de un mercante que proveía de mercancías al almacén fundado por Pettygrove. Posteriormente se dedicaría a la política como miembro del gobierno provisional de Oregón hasta que en 1859 se transformó en estado de la Unión. Luego se dedicaría a distintos negocios hasta su muerte, en 1882.
Por su parte Pettygrove vendió sus propiedades en Portland en 1848 a Daniel H. Lownsdale, dueño de una tenería en la ciudad, a cambio de pieles por valor de 5000 $ (la inversión inicial de Pettygrove había sido de sólo 50 $). Luego abandonó la región y viajó al norte, donde fundaría con varios socios una nueva ciudad, Port Townsend, en el actual estado de Washington, donde vivió hasta su muerte, en 1887.
La famosa moneda que decidió el nombre de Portland era un humilde centavo de dólar, acuñado en cobre en 1835. Tras el sorteo, Pettygrove lo conservó y, tras su muerte, lo heredó uno de sus sobrinos, que lo depositó en una caja de seguridad de un banco de San Francisco. Posteriormente, la moneda, conocida como Portland Penny, fue donada por sus descendientes a la Sociedad Histórica de Oregón en torno a 1910. Hoy en día, permanece expuesta en el Museo de dicha Sociedad en Portland.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada