Verba volant, scripta manent

lunes, 17 de noviembre de 2014

Francis "Dos Pistolas" Crowley

Francis "Dos Pistolas" Crowley (1911-1932)

Francis Crowley nació en Nueva York el día de Halloween de 1911. Era hijo de una inmigrante alemana soltera, que trabajaba como criada y que al poco de nacer lo dio en adopción. Siempre fue un chico de apariencia enclenque, bajito (nunca sobrepasó el 1'50 de estatura), muy delgado y de carácter introvertido, un mal estudiante que dejó los estudios a los 12 años para ponerse a trabajar en una fábrica. Por aquel entonces no llevaba una mala vida, no se metía en líos ni frecuentaba malas compañías. Pero eso empezó a cambiar cuando comenzó a relacionarse con otros chicos del barrio quienes lo introdujeron en el mundo del hampa. Además, su hermano mayor, John, ejercía una poderosa influencia sobre él. John Crowley, once años mayor que Francis, poseía una larga lista de antecedentes e incluso había sido sospechoso de un homicidio. Siempre había protegido y cuidado de Francis y éste lo adoraba y ansiaba parecerse a él.
Francis nunca mostró demasiadas simpatías por los agentes de la ley. Su padre biológico, que nunca se había preocupado por él, era según algunos rumores un policía, lo que podría explicar cierta animadversión contra los uniformados. Pero lo que sin duda marcó el desarrollo vital de Crowley fue la muerte de su hermano mayor. El 21 de febrero de 1925 John se vio envuelto en un tiroteo con un agente de policía llamado Maurice Harlow, con el que ya había tenido previamente algún enfrentamiento. Harlow murió y John Crowley, gravemente herido, acabaría muriendo en un hospital el 10 de marzo. Francis desarrolló a partir de entonces un profundo odio hacia los policías que le precipitó en el mundo del crimen. De los hurtos pasó al robo de coches y al asalto a mano armada. No tardó en ganarse cierta fama por su sangre fría y su carácter violento. También empezó a ser conocido con el apodo de "Two Gun" ("Dos Pistolas") porque siempre llevaba encima dos armas.
El 21 de febrero de 1931 Francis y dos de sus compinches se colaron en un baile que la Legión Americana celebraba en el Bronx. Cuando trataron de echarlos se inició una discusión y Crowley sacó un arma e hirió a tres personas antes de darse a la fuga. Convertido en un criminal perseguido, el 13 de marzo estuvo a punto de ser capturado, pero huyó tras herir a un detective. Sólo dos días después, participó junto a cuatro cómplices en el robo a un banco de New Rochelle (Nueva York), después de lo cual Crowley dio esquinazo a la policía y volvió a esconderse. Apenas unos días más tarde, robó en la casa de un agente inmobiliario de Manhattan, acompañado de dos personas, y al ser descubierto por el propietario le disparó en cinco ocasiones, aunque sin llegar a alcanzarle. Pero su escalada criminal no había hecho más que comenzar.
El 27 de abril de 1931 fue encontrado oculto tras un pequeño muro del Seminario Católico de Saint Joseph, en la localidad de Yonkers, el cuerpo sin vida de Virginia Brannen, que trabajaba como bailarina en un club de Manhattan. La investigación policial la situó poco antes de su muerte en un coche junto a Crowley y uno de sus socios, un tal Rudolph "Fats" Duringer, que al parecer llevaba tiempo rondando a Brannen. Según se sabría más tarde, Duringer había intentado aprovecharse de Brannen y, cuando ésta se resistió, le había disparado, deshaciéndose luego del cuerpo con ayuda de Crowley. Dos días después, el 29, una patrulla localizó a Crowley conduciendo por el Bronx, pero, tras una espectacular persecución a toda velocidad, con intercambio de disparos incluido, el delincuente logró escapar.
La noche del 6 de mayo, una pareja de policías que patrullaba las calles de North Merrick, en el condado de Nassau (Nueva York), vio un coche aparcado en una zona apartada y discreta conocida por ser lugar de encuentro de parejas jóvenes, y quiso identificar a sus ocupantes, que resultaron ser Crowley y su novia, una adolescente de 16 años llamada Helen Walsh. Cuando le pidieron su documentación, Crowley fingió buscarla y sacó un arma, abriendo fuego y acabando con la vida del agente Fred Hirsch Jr. e hiriendo a su compañero, Peter Eudyce, antes de darse a la fuga. Irónicamente, al revisar los efectos personales de Hirsch descubrieron que llevaba un cartel de "Se busca" con la fotografía de Crowley cuidadosamente doblado en un bolsillo.
Al día siguiente, Crowley se había convertido en el criminal más buscado de Nueva York. Docenas de policías lo buscaban por la ciudad, interrogando a sus amigos y registrando los lugares que frecuentaba. Los periódicos publicaron amplios artículos sobre él y se repartieron cientos de fotografías de Crowley y de Duringer. Éstos, acompañados por Helen Walsh, habían decidido esconderse hasta que las cosas se calmaran, y buscaron refugio en casa de Vera Dunn, una antigua novia de Crowley. Sin embargo, Dunn, al ver a Crowley con su nueva novia, fue presa de los celos, hasta el punto de que reveló su escondite a un periodista quien a su vez alertó a la policía.


Una vez comprobada la presencia de los fugitivos en casa de Dunn (en un quinto piso de un edificio de apartamentos, en el número 303 de la calle 90 Oeste, en Manhattan) la policía desplegó un amplio operativo para capturarlos. Más de 300 agentes, armados con rifles, escopetas, armas automáticas y granadas de gas lacrimógeno, rodearon el edificio, iniciándose enseguida un violento tiroteo. Crowley y Duringer disparaban con sus pistolas contra los policías y estos respondían acribillando el apartamento, destrozando los cristales y arrancando pedazos de hormigón de la fachada. Crowley, iracundo y como poseído, gritaba una y otra vez a los agentes que fueran a buscarlo, que los estaba esperando y que no lo atraparían con vida. Mientras, a una distancia prudencial, miles de curiosos (hasta 15000, según las crónicas) se arremolinaban intentando no perderse ni un solo detalle de lo que sucedía. Varios agentes lograron abrir un agujero en el techo del apartamento, por el que arrojaron varias granadas de gas, que Crowley a su vez lanzó a la calle. En una momentánea pausa del tiroteo, escribió una nota a modo de despedida:
Cuando muera, poned un lirio en mi mano y dejad que los chicos sepan el aspecto que tendrán... No tenía nada que hacer, por eso salí a dar una vuelta para pelearme con los polis. Tomad ejemplo de mi para no dejar nunca que un poli se tome confianzas con vosotros...en cuanto os deis la vuelta os aporreará y dirá de vosotros cualquier cosa. ¡Estoy detrás de la puerta con tres treinta y ochos!
Finalmente, tras dos horas de lucha, la policía logró capturar a Crowley, aunque sólo después de que hubiera recibido cuatro heridas de bala. Aún así, al registrarlo le encontraron dos pistolas escondidas en sus zapatos, con las que pensaba intentar la fuga durante su traslado. Se calcula que durante el tiroteo la policía disparó en no menos de 700 ocasiones contra el edificio.

Crowley, herido tras su captura
Crowley fue ingresado en el hospital de Bellevue, y en cuanto se recuperó fue llevado a juicio acusado de la muerte del agente Hirsch, mientras que Duringer era juzgado por el asesinato de Virginia Brannen. Walsh, siendo menor de edad, no fue acusada de ningún delito y aceptó testificar contra Crowley.
El juicio de Francis Crowley comenzó el 25 de mayo en Nassau. Crowley se mostró frío y despectivo durante todo el proceso, sin mostrar el menor signo de arrepentimiento. Admitió su culpabilidad sin problemas, aunque alegó que había disparado en defensa propia; argumentó que odiaba a los policías porque habían abusado de él toda su vida, y que por eso iba armado: porque así se sentía más fuerte que cualquier policía y no tenía miedo a nadie. Su confesión, junto a los testimonios de Helen Walsh y el agente Peter Eudyce, fue determinante. El 29 de mayo, tras deliberar menos de media hora, el jurado lo declaró culpable de asesinato. Crowley recibió el veredicto impasible y sin decir una palabra; sólo reaccionó cuando los agentes que lo custodiaban le impidieron abrazar a su madre adoptiva, Anne Crowley, presente en la sala. Entonces sufrió un violento acceso de ira y atacó a sus escoltas; pese a su escaso porte, hicieron falta varios hombres para reducirlo. El 1 de junio, el juez dictó sentencia: pena de muerte. El mismo día, Duringer era por su parte sentenciado a muerte por el asesinato de Virginia Brannen.

Las dos pistolas que solía llevar Crowley, expuestas durante su juicio
Crowley fue en su día el preso más joven en el corredor de la muerte de la prisión de Sing Sing, donde entró cuando tenía 19 años, aunque aparentaba tener menos. Su número de preso fue el 84567. En sus primeros días en la prisión se mostró sumamente hostil y agresivo: destrozó el mobiliario de su celda, provocó un incendio, atascó con su ropa el retrete causando una inundación, se le encontraron varias armas caseras... Ante su comportamiento, fue recluido desnudo en una celda de aislamiento totalmente vacía; por la noche le daban un jergón que le retiraban por la mañana, hacía sus comidas en la celda y no tenía contacto alguno con los demás presos. Su actitud cambió tras adoptar como mascota a un pájaro extraviado que había entrado en su celda. Lo cuidó, lo alimentó, y finalmente aceptó comportarse con normalidad y volver a su celda si le permitían quedarse el pájaro. Durante el resto de su estancia su comportamiento fue ejemplar; pasaba el tiempo dibujando y construyendo maquetas de edificios.

Francis Crowley en Sing Sing
Hay que decir que Crowley despertó un gran interés entre el público femenino, por su atractivo físico y su aire de "chico malo". Muchas mujeres le escribieron a Sing Sing e incluso Helen Walsh fue a visitarlo en varias ocasiones (aunque Crowley no quiso saber nada de ella). Incluso, mientras estaba convaleciente en Bellevue, era habitual recibir llamadas de mujeres que se interesaban por su estado.
El 21 de diciembre de 1931 Fats Duringer, que también estaba en Sing Sing, fue ejecutado en la silla eléctrica (se dijo que era el hombre más gordo jamás ejecutado en aquella prisión), lo que ensombreció el ánimo de Francis. El 21 de enero de 1932, poco antes de la medianoche, Crowley fue llevado a su vez a la silla. Hizo su último viaje con aplomo y tranquilidad, mostrando incluso una sonrisa algo forzada. Dicen que sus últimas palabras antes de ser ejecutado fueron You, sons of bitches, give my love to mother (Vosotros, hijos de perra, enviadle mi amor a mi madre). Sus restos recibieron sepultura en el Calvary Cementery (Nueva York).
Los crímenes de Crowley le hicieron muy popular entre el público, rodeando su figura con un halo de rebeldía e inconformismo. No obstante, la prensa y las autoridades coincidieron en menospreciarlo llamándolo, entre otras lindezas, "el enano Crowley", "el asesino escuchimizado" o "un malo de pacotilla con el alma de una rata".

Aunque no es del todo seguro, se cree que los restos de Crowley fueron enterrados en el espacio vacío entre estas dos tumbas
La figura de Francis Crowley fue la principal inspiración del personaje protagonista de la película Al rojo vivo (White Heat, Raoul Walsh, 1949): Cody Jarrett (interpretado por el gran James Cagney), el jefe de una banda de criminales, violento y sádico, rozando la psicopatía, y con un fuerte complejo de dependencia de su autoritaria y controladora madre.

7 comentarios:

  1. En el libro: " Como ganar amigos e influir sobre las personas", Dale Carnegie hace mención de Francis Crowley - Una historia muy interesante la de este chico malo - Buena nota, Saludos -

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero dice Dale que en la nota Crowley escribio de el mismo que el era de buen corazon y otras cosas que no mencionan aqui en el articulo, quien tiene la razon?

      Eliminar
  2. Vengo de leer ese excelente libro tambien amigo, saludos

    ResponderEliminar
  3. Vengo de leer ese excelente libro tambien amigo, saludos

    ResponderEliminar
  4. Vengo de leer ese excelente libro tambien amigo, saludos

    ResponderEliminar
  5. Buen artículo, pero un poco diferente a lo narrado por Dale

    ResponderEliminar