Verba volant, scripta manent

miércoles, 26 de abril de 2017

Joseph Beyrle

Joseph Robert Beyrle (25/8/1923-12/12/2004)

Nacido en Muskegon, una pequeña ciudad a orillas del lago Michigan, en 1923, cuando Joseph Robert Beyrle se graduó en el instituto en 1942 tuvo la oportunidad de disfrutar de una beca deportiva para estudiar en la Universidad de Notre Dame. Era un gran éxito para un joven de una humilde familia de origen bávaro, que había perdido su casa a raíz de la gran crisis económica de 1929 y cuyos hermanos habían tenido que dejar los estudios para colaborar con la economía familiar. Sin embargo, con el país inmerso en la Segunda Guerra Mundial, prefirió alistarse en el ejército, integrándose en el 506º Regimiento de Infantería Aerotransportada (el mismo que protagoniza la conocida serie de televisión Hermanos de sangre) y especializándose en comunicaciones y demoliciones.
Tras finalizar su entrenamiento en Camp Toccoa y Fort Benning (Georgia), el 506 fue enviado a Inglaterra en septiembre de 1943 y estacionado en Ramsbury (condado de Wiltshere), a la espera de tomar parte en el desembarco del ejército aliado en la Europa continental. Allí Beyrle tomó parte en sendas misiones en la Francia ocupada, en abril y mayo de 1944, para entregar oro a los miembros de la Resistencia.

Iglesia de Saint-Côme-du-Mont, sobre cuyo tejado aterrizó Beyrle
La madrugada del 6 de junio de 1944, día del desembarco, el 506, como casi todas las unidades de paracaidistas, fue lanzado tras las líneas alemanas. El Douglas C-47 que llevaba a Beyrle resultó alcanzado por la artillería antiaérea lo que obligó a sus ocupantes a saltar a muy baja altura, apenas 120 metros. El entonces sargento Beyrle tomó tierra en el tejado de una iglesia en Saint-Côme-du-Mont. Pese a verse sólo y separado de sus compañeros, Beyrle continuó con su misión llevando a cabo varias acciones de sabotaje (incluida la voladura de una estación eléctrica) antes de ser capturado por la dotación de un nido de ametralladoras, días después de su aterrizaje.

Fotografía del sargento Beyrle en su ingreso como prisionero en el campo de Stalag XIIA en Limburg (septiembre de 1944)
Trasladado en primera instancia a Saint-Lô, Beyrle pasó los siguientes meses de un campo de prisioneros a otro. Intentó fugarse en varias ocasiones y lo logró dos veces, siendo capturado en ambas. En su segunda huida subió con otros dos presos fugados a un tren creyendo que se dirigía a Polonia; en realidad el tren iba en dirección contraria, hacia Berlín, donde fueron apresados por la Gestapo cuando estaban escondidos en un sótano. Golpeado, torturado y acusado de ser un espía que había saltado en paracaídas sobre Alemania, estaba a punto de ser ejecutado cuando varios oficiales del ejército alemán exigieron su entrega y la de sus compañeros, alegando que la Gestapo no tenía jurisdicción sobre los prisioneros de guerra.
Su siguiente parada fue el campo de Stalag III-C, cerca del pueblo de Alt Drewitz, actualmente en territorio polaco. De allí también se escaparía, en enero de 1945, dirigiéndose hacia el este para tratar de encontrarse con el ejército soviético, que avanzaba hacia Alemania. Días más tarde se tropezó con una brigada de la 1ª Guardia Acorazada soviética mandada por Aleksandra Samusenko (la única mujer que alcanzó tal rango durante la guerra, y que moriría en marzo de ese mismo año durante la ofensiva de Pomerania Oriental), a la que Beyrle logró convencer para que les dejara acompañarlos durante su avance, esperando encontrarse en algún momento con las tropas norteamericanas. Después de la guerra, Beyrle expresaría en varias ocasiones su admiración hacia Samusenko, a la que sus hombres llamaban simplemente "la Mayor".

Aleksandra Samusenko (1922-1945)
Durante un mes, Beyrle formó parte de la brigada soviética, donde su habilidad como artificiero fue muy apreciada, lo que lo convierte en el único soldado del que se tiene noticia que luchó durante la guerra tanto en el ejército norteamericano como en el soviético. Con ellos liberó el campo de Stalag III-C del que había escapado, y con ellos permanecía cuando, en febrero, resultó herido en un bombardeo llevado a cabo por aviones Stuka alemanes. Evacuado a un hospital de campaña soviético en Landsberg an der Warthe, allí conoció al mariscal Gueorgui Zhúkov, el cual, intrigado porque Beyrle era el único soldado no soviético en el hospital, quiso saber su historia con la ayuda de un intérprete. Zhúkov, sorprendido por sus peripecias, le facilitó documentación y un salvoconducto que le permitió unirse a un convoy militar soviético y llegar a Moscú, donde acudió a la embajada norteamericana buscando ayuda para regresar con sus compañeros. Pero allí se llevó la gran sorpresa de descubrir que sus chapas de identificación habían sido encontradas en Normandía junto a un cadáver sin identificar y él había sido declarado muerto en combate el 10 de junio de 1944. La embajada tuvo que asegurarse de su identidad mediante sus huellas dactilares; durante ese tiempo, permaneció en un hotel moscovita custodiado por militares norteamericanos. Una vez confirmada, y tras ser atendido de sus heridas en un hospital militar en Nápoles, Beyrle pudo volver a EEUU, regresando a su casa el 21 de abril de 1945, para gran alegría de su familia, que ya había enterrado en Muskegon los restos del que creían era su hijo.

Joseph Beyrle se reúne con sus padres (abril de 1945)
Joseph Beyrle terminó la guerra con más de una docena de condecoraciones, entre ellas la Estrella de Bronce y el Corazón Púrpura del ejército norteamericano, la Croix de Guerre francesa y la Orden de la Guerra Patria soviética. En 1946 se casó con JoAnne Hollowell, en la misma iglesia y ante el mismo sacerdote que había celebrado dos años antes la ceremonia fúnebre en su honor. El matrimonio tendría tres hijos: Julie, Joseph Jr. y John. Joseph Jr. también sirvió en el ejército como paracaidista y participó en la guerra de Vietnam como miembro de la 101ª División Aerotransportada, mientras que John, diplomático de carrera, fue embajador norteamericano en Rusia entre 2008 y 2012. Joseph Beyrle trabajaría en una empresa perteneciente al conglomerado Brunswick Corporation, donde alcanzaría el puesto de supervisor de envíos hasta su jubilación, en 1981.

Joseph Beyrle, con sus medallas norteamericanas y soviéticas, tomando parte en el Desfile del Día de la Victoria en Moscú (9 de mayo de 2004)
En 1994, con motivo de la conmemoración del 50 aniversario del desembarco de Normandía, Beyrle fue condecorado en la Casa Blanca por los presidentes de EEUU y Rusia, Bill Clinton y Boris Yeltsin. Las aventuras de Beyrle durante la guerra fueron recogidas por Thomas Happer Taylor, veterano de guerra condecorado e historiador militar, en un libro titulado The Simple Sounds of Freedom, publicado en 2002, y que sería reeditado en 2004 bajo el título Behind Hitler's Lines.


Joseph Beyrle falleció de un ataque al corazón el 12 de diciembre de 2004 en Toccoa (Georgia), mientras visitaba el lugar donde se había entrenado con su regimiento en 1942. Su cuerpo recibió sepultura en el Cementerio Nacional de Arlington (Virginia), donde yacen numerosos veteranos de todas las guerras en las que han participado los Estados Unidos.


1 comentario: