Verba volant, scripta manent

sábado, 16 de abril de 2016

El banco Nugan Hand

Francis John Nugan (1942/1980) y Michael Jon Hand (1941/?)

El banco Nugan Hand Ltd fue fundado en 1973 en la ciudad australiana de Sydney por Frank Nugan y Michael Jon Hand. Nugan era un abogado australiano con vínculos con el crimen organizado. Por su parte, Hand era un antiguo Boina Verde norteamericano que, tras combatir en Vietnam, se había dedicado a entrenar por cuenta del gobierno norteamericano a las fuerzas anticomunistas que combatían en la guerra civil de Laos y a colaborar con Air América, la conocida empresa de transporte aéreo que servía de fachada para las actividades de la CIA en el sudeste asiático. Algunas fuentes lo vinculaban también al tráfico de heroína, al contrabando de armas y a otros "negocios" del mismo estilo.
Ambos se habían conocido en torno al año 1969 en Sydney, donde Hand había fundado una pequeña inmobiliaria, y muy pronto comenzaron a hacer negocios juntos. Su asociación cristalizaría en 1973 con la creación de su banco, que empezó de manera muy modesta, con una única oficina en Sydney, pero que muy pronto comenzó a atraer inversores gracias a sus atractivas propuestas: intereses de hasta el 16% por sus depósitos, asesoría de inversiones, cuentas libres de impuestos (todo ello en el más riguroso anonimato). El banco comenzó a crecer y a expandirse de manera acelerada; en poco tiempo abrió nuevas sucursales en Hong Kong, Singapur, Washington DC, Taiwan, Hawai, Ciudad del Cabo, las islas Caimán, Manila y Chiang Mai (Tailandia). Por lo general, Nugan dirigía las operaciones del banco desde su oficina central mientras Hand se encargaba de las sucursales en el extranjero, viajando con frecuencia.
Pero bajo esta fachada de negocio de éxito, había un entramado mucho más siniestro. Las apariencias de ser un banco corriente ocultaban un gran montaje delictivo. Una de sus principales actividades era el lavado de dinero a gran escala. Decenas de millones de dólares procedentes del narcotráfico y del contrabando de armas fueron captados y convenientemente blanqueados gracias a los manejos de Nugan y Hand; de hecho, algunas de sus sucursales, como la de Chiang Mai, habrían sido abiertas para captar el dinero de los narcos (irónicamente, la oficina de Nugan Hand en Chiang Mai estaba en el mismo edificio y en la misma planta que la oficina local de la Agencia Antidroga norteamericana, la DEA). También ayudaron al Sha de Persia Mohammad Reza Pahlevi, al presidente indonesio Suharto y al filipino Ferdinand Marcos a sacar de sus países buena parte de su fortuna y ocultarla en el extranjero. Otra de sus actividades habituales era la evasión fiscal a gran escala, aprovechando las sucursales del banco en paraísos fiscales como las islas Caimán.
Otro de los aspectos del banco que dio mucho que hablar fue su supuesta colaboración con la CIA. Todos los indicios apuntan a que Hand conservaba sus contactos con el gobierno norteamericano y seguía colaborando con ellos. Se dijo que el Nugan Hand había blanqueado millones de dólares de la CIA para luego enviarlos al sudeste asiático para financiar operaciones secretas de la Agencia y que Hand había participado en la organización de envíos de armas a grupos guerrilleros como la UNITA angoleña. De hecho, en la plantilla del Nugan Hand figuraban el contraalmirante retirado de la Marina norteamericana Earl P. Yates como miembro del consejo de administración y el ex-director de la CIA William Colby como consejero legal. Años más tarde, en 1983, Edward Wilson, ex-agente de la CIA y ex-empleado del Nugan Hand, fue arrestado por intentar vender varias toneladas de explosivos a Libia. Su abogado diría más tarde haber tenido acceso a numerosos documentos que probarían la relación entre el banco y la CIA.
Se acusó también a Hand de asociarse con Murray Stewart Riley, un conocido capo del crimen organizado australiano, para importar heroína a Australia, comprada con dinero del banco en Hong Kong y distribuida luego por la red de Riley.
Los rumores sobre las verdaderas actividades del banco comenzaron a finales de los 70, cuando los inversores empezaron a quejarse de que se les negase información sobre el estado de su dinero o la situación del banco. El tinglado saltó por los aires cuando el 27 de enero de 1980, Frank Nugan aparecía muerto de un disparo en su coche, en un aparente suicidio que sin embargo dejó muchas dudas (un año después, su cadáver fue exhumado para confirmar que era realmente el de Nugan). Junto a su cuerpo se halló un papel con varios nombres, entre los que estaban los de William Colby y el político republicano Bob Wilson.
A partir de ahí, la incertidumbre se disparó. Se denunció que Hand había allanado la casa de Nugan y la oficina central del banco, destruyendo o haciendo desaparecer grandes cantidades de documentación relativa a las actividades del banco. La investigación de la muerte de Frank Nugan sacó a la luz que el banco estaba en situación de insolvencia, con un agujero de más de 50 millones de dólares. El dinero nunca apareció y Hand huyó del país en junio de ese año. Se sabe que tomó un vuelo hacia Fiji con documentación falsa y de allí voló a Vancouver primero y a Nueva York más tarde, perdiéndosele la pista. Se especuló con que había recibido ayuda de la CIA para desaparecer bajo una identidad falsa.
Tras la caída del banco, hasta tres comisiones oficiales (una dirigida por el gobierno y las otras dos, por el Comité de Asuntos Corporativos y la policía antidroga de Nueva Gales del Sur) se dedicaron a investigar al Nugan Hand, encontrando abundantes pruebas de lavado de dinero, evasión de impuestos y violación de numerosas leyes bancarias. No así de tráfico de drogas o de armas y de la supuesta colaboración con la CIA; se concluyó que no había pruebas creíbles, aunque algunos de los miembros de la comisión afirmarían más tarde que ellos estaban seguros de que así había sido. Otro aspecto inesperado fue el descubrimiento de que desde el banco se habían hecho cuantiosas transferencias, hasta un total de 2'4 millones de dólares, a las cuentas del Partido Liberal Australiano, entonces en el poder. También se supo que Hand había amenazado a varios trabajadores del banco con asesinar a sus esposas y enviárselas pedazo a pedazo si se negaban a obedecer a los fundadores del banco. Finalmente, no se llegaron a presentar cargos contra nadie relacionado con el banco aparte de Hand, quien al estar huido no pudo ser juzgado.
En noviembre de 2015, un periodista del Sydney Morning Herald anunció que Mike Hand vivía en la ciudad de Idaho Falls (Idaho) con el nombre de Michael Jon Fuller, pero no ha habido ninguna confirmación oficial por parte de las autoridades, ni australianas ni norteamericanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada