Verba volant, scripta manent

martes, 3 de mayo de 2016

Estrellas infantiles de trágico final: Carl Switzer

Carl Dean Switzer (1927-1959)

Carl Switzer, nacido en 1927, era el menor de los cuatro hijos de un matrimonio de Paris (Illinois) con antepasados alemanes y escoceses. Al crecer, el niño se hizo popular en su localidad natal, junto a su hermano Harold, dos años mayor, por su desparpajo y talento musical.
En 1934 la familia Switzer viajó a California a visitar a unos parientes. Durante su estancia, visitaron los Hal Roach Studios y allí Harold y Carl improvisaron una de sus actuaciones en la cafetería de la productora. La casualidad quiso que en aquel momento estuviera en la cafetería Hal Roach, fundador y propietario del estudio, quien, al darse cuenta del talento de los niños, los contrató para actuar en su famosa serie Our Gang.

Carl Switzer, caracterizado como Alfalfa
Our Gang (llamada La pandilla en España y Los pequeños traviesos en Hispanoamérica) fue una serie de cortometrajes muy popular en su época, que relataba las aventuras de un grupo de niños de origen humilde. Entre 1922 y 1944 llegaron a rodarse 220 cortos y un largometraje, con gran éxito, y que luego, en los años 50, se reestrenarían como serie de televisión con el título de The Little Rascals. Los hermanos Switzer pasaron a interpretar sendos personajes en la serie, con diferente suerte. Mientras que el personaje de Harold, apodado "Slim" o "Deadpan" fue perdiendo presencia poco a poco hasta ser prácticamente un figurante, el personaje de Carl, el repipi e ingenuo Alfalfa, pronto se convertiría en uno de los favoritos del público y uno de los personajes principales de la serie.
Entre 1935 y 1940, Carl Switzer protagonizó 59 cortometrajes y un largometraje (General Spanky) que alcanzaron una gran popularidad y le hicieron famoso. Pero, como tantos otros niños prodigio, tras abandonar la serie que le había hecho conocido, vio como su carrera caía en picado, encasillado en el personaje que lo había dado a conocer. En los siguientes años, Carl trató de abrirse paso como actor sin conseguir más que papeles secundarios en filmes poco conocidos y en algunas series de televisión. Para sobrevivir, simultaneaba su cada vez más apagada carrera de actor con el trabajo como criador y entrenador de perros, y ejerciendo como guía de partidas de caza. En 1954 se casó con Diantha Collingwood, una rica heredera con la que tendría a su único hijo, Justin.
En enero de 1958 fue víctima de un extraño incidente cuando una bala le alcanzó en el brazo derecho mientras subía a su coche en Los Angeles; el tirador nunca fue arrestado.
La cadena de desafortunados sucesos que llevarían a la muerte de Switzer comenzó a finales de 1958. Uno de los perros que estaba entrenando, propiedad de un tal Moses Stiltz, huyó asustado por un oso y se extravió. Switzer ofreció por él una recompensa de 35 $ a quien lo encontrara, y días después, un hombre lo halló y se lo llevó al bar en el que Switzer trabajaba. Agradecido, Carl le pagó la recompensa y le regaló además bebidas por valor de otros 15 dólares.
Días después, el 21 de enero de 1959, Carl Switzer y un amigo suyo, un cámara llamado Jack Piott, estaban bebiendo juntos y charlando. Switzer decidió que Stiltz debía hacerse cargo de los 50 $ que le había costado recuperar al perro. Cuanto más bebía, más convencido estaba, así que a eso de las siete de la tarde, ya en un notable estado de embriaguez, se dirigió a casa de Moses para reclamarle el dinero.
Según declararía Moses Stiltz más tarde, Switzer comenzó a aporrear la puerta violentamente gritando que le abrieran. Una vez dentro, exigió a Stiltz que le pagara. Stiltz se negó. Y comenzó una discusión durante la cual Stiltz sacó un revolver del 38 para amenazar a un cada vez más excitado Switzer. Hubo un forcejeo, un disparo al techo, Switzer sacó una pequeña navaja de su bolsillo y Stiltz le disparó en la ingle. A pesar de que una ambulancia llegó enseguida y trasladó al herido a un hospital, la hemorragia hizo que Switzer ingresara cadáver. Hubo cierta controversia sobre lo sucedido; algunos testigos afirmaron que el disparo era innecesario y que Switzer recibió el tiro cuando ya se iba de la casa. No obstante, el suceso acabó siendo considerado como defensa propia y Stiltz no fue acusado.
El hermano de Carl, Harold, también tendría un final trágico. Se suicidaría en 1967, tras matar en una pelea a un cliente de la lavandería de la que era propietario.

2 comentarios:

  1. Que raro pensaba que lo había matado Moe de los simpsons.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo ese capítulo. En realidad, Moe mató al Alfalfa original, que era un huérfano propiedad del estudio.
      Un saludo.

      Eliminar