Verba volant, scripta manent

lunes, 23 de mayo de 2016

Estrellas infantiles de trágico final: Scotty Beckett

Scott Hastings "Scotty" Beckett (4/10/1929-10/5/1968)

Scotty Beckett fue uno de los muchos actores infantiles surgidos de la fértil cantera que fueron los cortometrajes de la serie Our Gang. Scotty, descubierto por casualidad por un director de castings en 1933, cuando tenía 4 años, participó en 15 cortometrajes de Our Gang entre 1934 y 1935, antes de verse desplazado por el éxito de "Alfalfa" Switzer, aunque volvería en 1939 para rodar otros dos episodios.
Tras su etapa en Our Gang Scotty pasó a ser uno de los actores infantiles más solicitados de Hollywood, casi siempre interpretando al hijo del protagonista o al propio protagonista en su infancia. A lo largo de las décadas de los 30 y los 40, Scotty Beckett trabajó al lado de estrellas de la talla de Henry Fonda (Canción de amor), Errol Flynn (La carga de la Brigada Ligera), Fredric March (El caballero Adverse), Greta Garbo (Maria Walewska), Cary Grant (Mi mujer favorita), Elizabeth Taylor (Así son ellas), Mary Astor (No time to marry), Barbara Stanwyck (Mi reputación), Tyrone Power (María Antonieta), Gene Tierney (El diablo dijo no), Judy Garland (Listen, darling), Shirley Temple (El pájaro azul)...

Scotty Backett en su época de "Our Gang"
Y, a diferencia de otros intérpretes infantiles, Scotty supo asimilar el paso a la edad adulta sin dejar que lo encasillaran, asumiendo personajes de mayor calado dramático, en películas como The Jolson story, Dangerous years, Michael O'Halloran o Fuego en la nieve. También se matriculó en la University of Southern California, aunque luego la abandonó al no ser capaz de simultanear los estudios con su trabajo como actor.
Pero, paralelamente a su buen momento en cuanto a su carrera interpretativa, Scotty Beckett comenzó a ganar notoriedad por su agitada vida privada. Era habitual verlo frecuentando las fiestas de Hollywood en compañía de otros jóvenes actores de su generación, como Elizabeth Taylor, Roddy McDowall o Jane Powell. Muy pronto se ganó una mala reputación de problemático y mujeriego, de abusar del alcohol y de acumular grandes deudas por su adicción al juego. En 1948 fue arrestado por primera vez, tras chocar contra otro vehículo mientras conducía en estado de embriaguez, y luego intentó escapar de la comisaría. Quizá el hecho de haber perdido a su padre muy joven le privó de tener una figura paterna que le sirviera de referencia.

Scotty Beckett en uno de sus primeros arrestos
En septiembre de 1949 Beckett se casó con Beverly Baker, una joven tenista profesional. Se divorciarían apenas nueve meses después, entre acusaciones por parte de Beverly de ser un celoso patológico, controlador (intentó que dejara el tenis y que dejara de ver a sus padres) e irascible. Apenas unos meses después, en junio de 1951, volvió a casarse, con la actriz Sunny Vickers. Su escandaloso divorcio y el hecho de que Sunny estuviera en avanzado estado de gestación cuando se casaron (cinco meses después nacería su único hijo, Scott jr.) se convirtieron en la comidilla de la prensa rosa y perjudicaron seriamente su imagen y su carrera. En 1952 y 1953 apenas tuvo trabajo, y en 1954 consiguió un papel secundario en una serie televisiva de ciencia-ficción de bajo presupuesto, Rocky Jones, Space Ranger. Aunque para él, que veía cómo antiguas compañeras de reparto como Elizabeth Taylor o Jane Powell se convertían en estrellas, aquello le sabía a muy poco.
No obstante, lejos de estabilizarse, su vida privada parecía volverse cada vez más peligrosa. En febrero de 1954 fue sospechoso de un robo a mano armada en un hotel de Hollywood (le encontraron borracho y armado con una pistola en el sótano del hotel), pero al no hallarse el dinero robado y no ser identificado, se le acusó sólo de posesión de un arma.

Scott Beckett, en su etapa en "Rocky Jones, Space Ranger"
Meses más tarde, Scott Becket viajó a México con su esposa e hijo, alojándose en un hotel de Tampico con un nombre supuesto y haciendo circular varios cheques falsos. Finalmente la policía mexicana lo arrestó (no sin antes protagonizar un tiroteo con los agentes) y pasó cuatro meses en una cárcel de México, antes de ser deportado a EEUU en septiembre de 1954. Allí fue juzgado por el cargo de posesión de un arma y condenado a tres años de libertad condicional. Apenas un mes después volvió a ser arrestado en Las Vegas por pagar con un cheque sin fondos, aunque tuvo suerte y no se presentaron cargos.
Huelga decir que todos estos líos judiciales destruyeron lo poco que quedaba de la carrera de Scotty. Fue despedido de Rocky Jones y no recibió más ofertas. Pero, según comentaría a la prensa, se tomó aquel parón como una señal para rehacer su vida. Se volvió a matricular en la USC para estudiar medicina y durante unos meses no se metió en líos. Hasta que en 1955 los viejos cortometrajes de Our Gang se reestrenaron con gran éxito en televisión y Scotty pensó que podía aprovechar la oportunidad para retomar su carrera. Entre 1956 y 57 interpretó varios pequeños papeles en cine y televisión, demostrando que aún tenía talento y que su regreso a la escena era posible... pero una vez más las malas decisiones le costaron caras. En febrero de 1957 fue capturado en la frontera mexicana tratando de introducir en EEUU un alijo de anfetaminas, que él afirmó eran para el tratamiento de una supuesta "enfermedad nerviosa" de su esposa. Un nuevo escándalo que enterró de manera definitiva su carrera como actor. Poco después, Sunny solicitó el divorcio y obtuvo la custodia de Scott jr. Para Scotty Beckett aquello supuso un durísimo golpe que le llevó a protagonizar un intento de suicidio con una sobredosis de somníferos.

Los protagonistas de "Así son ellas": Robert Stack, Jane Powell, Elizabeth Taylor y Scott Beckett
A partir de entonces, su vida transcurrió entre sus problemas con la ley y sus intentos de reformarse y llevar una vida medianamente ordenada. Probó suerte como vendedor de bienes raíces y en un concesionario de coches. En abril de 1959 fue arrestado por conducir borracho y en agosto de ese mismo año, por posesión de anfetaminas. Poco después de este nuevo arresto sufrió un gravísimo accidente de tráfico al estrellarse contra un árbol cuando conducía, una vez más, bajo los efectos del alcohol. Se fracturó el cráneo, la cadera y una pierna, heridas que le dejaron secuelas físicas que le obligaron a partir de entonces a caminar con muletas o a utilizar una silla de ruedas, lo que seguramente influyó para que el juez fuera benévolo, condenándolo únicamente a un periodo en libertad condicional.
En 1962 protagonizó un nuevo intento de suicido, mediante la ingestión masiva de alcohol. Al año siguiente fue arrestado por asalto tras intentar apuñalar a un vecino tras una discusión. Poco después volvió a intentar el suicidio, esta vez cortándose las venas. Su tercera esposa, Margaret Sabo (con la que se había casado en 1961) decidió abandonarle, y él la agredió con una muleta, lo que provocó que fuera una vez más arrestado.
En 1967, tras unos años en los que no se había sabido nada de él, consiguió trabajo como conductor de una ambulancia, aunque no le duró mucho. El 8 de mayo de 1968 se presentó en una residencia de ancianos de Hollywood pidiendo ayuda tras haber recibido una brutal paliza, aparentemente tras un trato de drogas que había salido mal. Dos días después, apareció muerto en su cama. Junto a él había un bote de pastillas vacío y una nota de despedida y, aunque la policía no hizo oficial la causa de su muerte, todo apunta a que se trató de un suicidio con una sobredosis de barbitúricos. Tenía 38 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada