Verba volant, scripta manent

miércoles, 9 de julio de 2014

Alexander Easton, el Inglés

El ingeniero británico Alexander Easton y su esposa Maude se instalaron en 1931 en una casona con finca que habían comprado en el pueblo leonés de Carracedo del Monasterio, cerca de Cacabelos. La casa no tardó en ser conocida como "La casa del Inglés" y don Alejandro y doña Amor, como los llamaron los lugareños, enseguida se ganaron el aprecio de sus vecinos por su amabilidad.
Easton, nacido en Edimburgo en 1895, había pasado por numerosas ocupaciones a lo largo de su vida. Supervisor en una mina de carbón, tasador en el Departamento de Impuestos británico, soldado en la I Guerra Mundial (alcanzó el rango de teniente en los Royal Engineers), entre 1919 y 1924 vivió en Argentina trabajando en la construcción de ferrocarriles. En 1924 desembarca en España por primera vez: trabaja en la construcción de la vía férrea Santander-Mediterráneo y en 1929 es ingeniero jefe en las obras del puerto de Melilla.
¿Qué lo llevó a León? Lo mismo que siglos atrás llevó a los romanos: el oro. Cerca de allí estaba el yacimiento de Las Médulas, explotado por los romanos hasta que se agotó, y él esperaba poder encontrar algún nuevo filón, para lo cual hizo exhaustivos estudios geológicos de los alrededores. No lo encontró, pero se enamoró del lugar y de sus gentes, y convirtió sus terrenos en una granja con criterios y técnicas modernas.
Su nacionalidad inglesa le mantuvo a salvo durante la Guerra Civil, pero León y la comarca de El Bierzo sufrieron, como el resto del país, las purgas y los fusilamientos por parte de las tropas franquistas, de los que fueron víctimas algunos conocidos de Easton.
En 1941, Easton supo que cinco soldados aliados que habían huido de campos de prisioneros en Francia habían sido detenidos y encarcelados en León cuando trataban de llegar a Portugal. De inmediato, empezó a negociar su liberación con las autoridades, ayudó económicamente a los presos y avisó a la embajada británica en Madrid de lo ocurrido. Fue posiblemente entonces cuando el SOE lo captó como agente. El Special Operations Executive (SOE) era una organización secreta creada por Winston Churchill al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, con sede en Londres y cuya misión era el espionaje, el sabotaje y el reconocimiento, con agentes por toda Europa. Alexander Easton pasó a ser el agente V.300 y se convirtió más tarde en el enlace del SOE con la Federación de Guerrillas de León-Galicia, que agrupaba a los distintos grupos armados antifascistas del noroeste español. Además, empezó a dar apoyo logístico a los maquis. A menudo los guerrilleros buscaban refugio en su casa, donde siempre había dos habitaciones preparadas para esconder a los huidos. También los guerrilleros heridos eran atendidos clandestinamente allí por el doctor Genadio y Ángel Basante, médico y practicante de Cacabelos.
Pero su labor no terminaba allí: Easton actuaba de enlace entre las distintas partidas, trazaba mapas topográficos de la región, enviaba informes sobre la producción de las minas orensanas de Casaio (de donde salía el wolframio vital para la industria armamentística alemana)... Para proveer de una cobertura oficial a los desplazamientos de Easton, los británicos le nombran "mensajero consular" entre la embajada en Madrid y el consulado británico de Vigo. Entre los guerrilleros es conocido como "El Inglés" o "El Amigo" y su presencia les da esperanza de tener el apoyo de los aliados y de que estos, tras la derrota de Alemania, intervendrán en España para derrocar a Franco. Esperanzas que luego se verían defraudadas.
Easton también propuso al SOE organizar una ruta entre Francia y Portugal para la entrada y salida de agentes, fugitivos y mensajes. La ruta recibió el nombre de Armstrong y partía de León. De allí, con la complicidad de un maquinista de tren y un guarda de la estación, los implicados viajaban hasta Ponferrada en un tren de mercancías, para luego entrar en contacto con los guerrilleros de la zona, que se encargarían de guiarlos a través de los montes hasta Vinhais, en Portugal. Sin embargo, la ruta no llegó a utilizarse nunca.
Poco después de terminar la guerra, el SOE es disuelto. No obstante, Easton, que mantendría sus credenciales oficiales hasta 1946, seguiría apoyando a los guerrilleros. Ante las autoridades británicas, lo justificó diciendo que no podía dejar en la estacada a los que eran sus compañeros de armas. Pero aquellos que lo conocieron creen que fueron sus simpatías por el comunismo las que le llevaron a seguir ayudando a los antifascistas, como mensajero, ofreciendo refugio e incluso consiguiendo una multicopista con la que se editaron varios números de El Guerrillero, un periódico de la resistencia armada contra Franco.


Finalmente, después de todos los riesgos que había corrido, las autoridades descubrieron su papel como colaborador de la resistencia. Tras la detención de un guerrillero llamado Marcelino de la Parra, éste había revelado durante su interrogatorio el nombre de Easton como uno de los principales colaboradores de la guerrilla. En agosto de 1948 es arrestado en su casa y encarcelado, acusado de relación con elementos subversivos y revolucionarios y haber facilitado la propaganda política de dichos elementos. Casi de inmediato, es expulsado del país. Cuatro meses después, en diciembre, su esposa Maude salió también del país a través del puerto de Vigo, hasta donde había sido escoltada por la policía.
Tras su expulsión, el matrimonio se instaló en Edimburgo con la madre y la hermana de Alexander. Easton intentó, sin éxito, conseguir una compensación económica por parte del gobierno inglés. También intentó volver a España, pero las autoridades españolas no lo permitieron. Murió el 11 de diciembre de 1975, menos de un mes después del general Franco. Apenas habló nada a su familia ni a sus amigos de sus actividades durante y después de la guerra, sujeto a la Ley de Secretos Oficiales que exigía confidencialidad a los antiguos miembros del SOE.

6 comentarios:

  1. Muy interesante articulo. Sabía algo de ésta historia, pues la casa del inglés sigue en pié y habitada, ó por lo menos hasta hace poco, a 1km de Cacabelos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las muchas historias curiosas de la lucha contra el franquismo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Conozco su casa y los antiguos caseros. Tengo en mi poder una foto de Easton

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. hola .soy de cacabelos, podrias publicarla o enviarmela?andaluzplus@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Utilizo una licencia Creative Commons. Si quieres publicar o adaptar esta entrada, eres libre de hacerlo. Saludos.

      Eliminar