Verba volant, scripta manent

jueves, 26 de enero de 2017

La película surrealista de Salvador Dalí y los hermanos Marx


El pintor surrealista Salvador Dalí sentía gran interés por el cine. Admirador, como otros surrealistas, de las películas de Charles Chaplin y Buster Keaton, más tarde quedó fascinado por los hermanos Marx, a los que consideraba "el cenit del cine cómico" y "el gran espectáculo surrealista". Le atraía especialmente la figura de Harpo Marx, hasta tal punto que, a través de una conocida común, la redactora de la revista Vogue Jo Forrestal, contactó con él a principios de 1937 con la intención de pintar un retrato suyo. Harpo le respondió con un telegrama que decía:
Querido Salvador Dalí: he recibido un telegrama de Jo Forrestal diciendo que usted está interesado en mí como víctima. Emocionado ante la idea. El rodaje actual acabará dentro de seis semanas. Si viene al Oeste, estaré encantado de ser pintarrajeado por usted. Tengo una contrapropuesta: ¿Posaría para mí mientras yo poso para usted? Feliz año nuevo de un gran admirador de La persistencia de la memoria.

Retrato de Harpo Marx hecho por Dalí
Y así, ese mismo año Dalí, acompañado por su esposa Gala, viajó a Hollywood para encontrarse con Harpo, quien junto a sus hermanos estaba terminando el rodaje de Un día en las carreras. El encuentro de ambos fue, como cabía esperar, memorable. Harpo Marx le recibió desnudo, con una corona de rosas en la cabeza y rodeado de su colección de arpas. Dalí le regaló un arpa hecha con tenedores, cucharillas y alambre de espino.La conexión entre ambos genios excéntricos fue instantánea. Se hicieron rápidamente amigos y comenzaron a compartir ideas y proyectos. Se reunirían varias veces más, en los descansos del rodaje. y entre dibujos, conversaciones y notas, surgió un proyecto que los ilusionó a ambos: la idea de rodar una película surrealista, escrita por Dalí y Harpo y protagonizada por los hermanos Marx.
Poco a poco el guión fue tomando forma. Su título original era Giraffes on horseback salad (algo así como Jirafas en ensalada de lomo de caballo), aunque posteriormente el proyecto pasó a llamarse La mujer surrealista. Tendría una duración estimada de unos treinta minutos y contaría la historia de amor entre un aristócrata español (al que daría vida Harpo) y una hermosa mujer cuya cara jamás se mostraría en pantalla. Según el propio Dalí, su tema principal era "la lucha entre la vida imaginativa descrita por los viejos mitos y la vida práctica y racional de la sociedad contemporánea". Dalí hizo varios bocetos y dibujos plasmando ideas sobre escenas y decorados, e incluso sugirió al compositor Cole Porter como autor de la banda sonora.

"El piano surrealista", dibujo realizado por Dalí durante su primer encuentro con Harpo Marx
No obstante, pese al entusiasmo de Dalí y de Harpo Marx, el filme jamás llegó a rodarse. Al parecer, nadie de la Metro-Goldwyn-Meyer (el estudio con el que los Marx tenían contrato) se atrevió a darle luz verde al proyecto, por ser demasiado extravagante y surrealista (algunas de las escenas de la película incluían jirafas en llamas con máscaras antigás iluminando una cena nocturna en el desierto, o a Harpo Marx capturando enanos con un cazamariposas). Otras versiones dicen que Groucho Marx se negó a rodar la película porque no veía divertido el guión. Sea como fuere, el proyecto quedó abandonado, aunque Dalí y Harpo Marx conservaron su amistad durante años. Dalí aún colaboraría con Hollywood en alguna que otra ocasión; en 1945 diseñó las escenas oníricas de la película Recuerda, de Alfred Hitchcock, y trabajó junto a Walt Disney en la producción de un cortometraje animado titulado Destino, proyecto que también quedó abandonado (en 2003 se estrenó una versión basada en el guión y los bocetos de Dalí).


El guión y los bocetos realizados por Dalí para Giraffes on horseback salad se dieron por perdidos durante más de medio siglo. Fueron redescubiertos en 1996, siete años después de la muerte del pintor, mientras se catalogaba su enorme archivo personal. En la actualidad se encuentran repartidos entre la colección de la Fundación Gala-Dalí y el Centro Georges Pompidou de París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada