Verba volant, scripta manent

sábado, 18 de octubre de 2014

Escritores y criminales (II)


Maurice Sachs

Este escritor francés de origen judío nacido en 1906 en el seno de una acomodada familia de joyeros, estuvo vinculado con numerosos negocios de dudosa legalidad, cometió estafas haciéndose pasar por marchante de arte y robó a varias destacadas personalidades para las que trabajó, entre ellas Coco Chanel y Jean Cocteau. Durante la guerra ganó mucho dinero ayudando a escapar de los nazis a familias judías, aunque luego también fue confidente de la Gestapo. Murió en prisión en 1945.



Chester Himes


El escritor afroamericano de novela negra y policíaca Chester Himes (1909-1984) tuvo una juventud un tanto turbulenta y se relacionó con elementos delictivos que le arrastraron al mundo del crimen. Arrestado por primera vez en 1926, cuando tenía 17 años, en 1928 fue condenado por el robo a mano armada en una joyería a una pena de 20 años de cárcel, aunque sólo cumplió ocho y fue puesto en libertad condicional en 1936. Fue en prisión donde comenzó a escribir sus primeros relatos (publicados antes de su liberación), y en su experiencia criminal tiene origen la inspiración de muchas de sus historias.




Jean Genet

Nacido en 1910 en un ambiente marginal, el francés Jean Genet tuvo una infancia plagada de pequeños delitos, fundamentalmente robos, pese a ser un estudiante brillante y vivir con una familia de acogida que se preocupaba por él. Tras huir de casa, pasó su adolescencia entrando y saliendo de reformatorios y cometiendo todo tipo de delitos. Tras un breve paso por el ejército, de donde fue expulsado, pasó varios años vagabundeando por Europa, robando y prostituyéndose para sobrevivir. Fue estando encarcelado cuando escribió sus primeras obras, el poema Le condamnè a mort (El condenado a muerte) y la novela Notre Dame des Fleurs (Nuestra Señora de las Flores), a principios de los años cuarenta. Arrestado una vez mas y bajo la amenaza de ser condenado a cadena perpetua por su reincidencia, destacados intelectuales como Jean-Paul Sartre, Jean Cocteau y Pablo Picasso intercedieron por él ante el presidente de la República, Vincent Auriol, quien le indultó en 1948. No volvió a ser arrestado.

William Burroughs

Uno de los escritores "malditos" de la literatura norteamericana y una de las cumbres de la llamada Generación Beat, William S. Burroughs (1914-1997) fue protagonista de un truculento suceso ocurrido en México en 1951. Burroughs y su segunda esposa, Joan Vollmer (ambos adictos al alcohol y las drogas) se encontraban en su apartamento de México D. F. cuando, totalmente ebrios, decidieron "jugar a Guillermo Tell". Joan se colocó un vaso de ginebra sobre la cabeza y William trató de acertarle con un revolver del calibre 38. Desgraciadamente, el disparo alcanzó a Joan en la cabeza, matándola en el acto. Burroughs fue detenido y encarcelado durante dos semanas, antes de ser puesto en libertad acusado de homicidio. Durante el juicio, alegó que el arma se le había disparado accidentalmente, pero, como el proceso sufría continuos retrasos, decidió huir del país, con la ayuda del dinero de su familia, y volver a Estados Unidos. Finalmente, sería condenado en rebeldía a dos años de prisión. El propio Burroughs acabaría por admitir más adelante que aquel suceso marcaría decisivamente su vida y su obra.

Louis Althusser

Filósofo francés (1918-1990) que partiendo del pensamiento cristiano acabó en el marxismo, se le diagnosticó en 1947 una psicosis maníaco-depresiva que provocó su ingreso en distintas instituciones en al menos una veintena de ocasiones. En 1980, durante un brote psicótico, estranguló a su esposa Heléne. El juez lo declaró mentalmente irresponsable y no fue juzgado, pero pasó el resto de su vida en un psiquiátrico.




José Giovanni


El francés de origen corso José Giovanni (1923-2004) se dedicó siendo joven a extorsionar, en compañía de varios cómplices, a personas con dinero aprovechando los turbulentos tiempos de la ocupación alemana y la posterior liberación. Varios de esos chantajes acabaron en asesinato y Giovanni fue condenado a muerte en 1948, pena que luego sería conmutada por veinte años de trabajos forzados (entre otros, limpiar de minas las playas francesas). En 1956 fue puesto en libertad y ese mismo año publicó su primera novela: Le Trou (El agujero), inspirada en un intento de fuga en el que había participado. La novela fue llevada al cine por Jacques Becker, con guión del propio Giovanni, en 1959. Fue el inicio de una fructífera carrera como novelista, guionista y director de cine que le convertiría en uno de los principales exponentes del género negro en Francia.

Álvaro Mutis

El escritor colombiano Álvaro Mutis (1923-2013), creador del personaje Maqroll el Gaviero, fue denunciado en 1955 por la multinacional petrolífera ESSO, para la que trabajaba como jefe de relaciones públicas, que lo acusaba de malversar una importante cantidad de dinero. Para eludir a la justicia, Mutis se instaló en México DF en 1956; pero, tres años después, fue arrestado por la Interpol y pasó quince meses internado en el penal mexicano de Lecumberri. Tras ser liberado, publicaría el Diario de Lecumberri, en el que narró sus vivencias en presidio.

Neal Cassady


Aunque la obra de Cassady es mas bien escasa (apenas unos centenares de cartas y fragmentos de una autobiografía), su importancia radica en que fue un elemento fundamental en el surgimiento de la llamada Generación Beat. Amigo íntimo de Jack Kerouac y Allen Ginsberg, en cuyas obras aparece retratado y sobre los que tuvo una influencia decisiva, antes de su temprana muerte en 1968, a los 42 años de edad, le dio tiempo a acumular una larga lista de antecedentes penales, primero como delincuente juvenil (sobre todo, por robos de coches) y más tarde como consecuencia del consumo de drogas y el impago de numerosas multas de tráfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada