Verba volant, scripta manent

martes, 29 de noviembre de 2016

El Ejército Privado de Popski

Vladimir Peniakoff "Popski" (1897-1951)

Una de las unidades británicas de fuerzas especiales más curiosas de la Segunda Guerra Mundial fue el llamado 1º Escuadrón de Demoliciones, creado en El Cairo en octubre de 1942. Aunque ese era su nombre oficial, la unidad se hizo conocida por otro apodo, que hacía referencia a su peculiar comandante: la llamaban el Ejército Privado de Popski.
Vladimir Peniakoff nació en la ciudad de Huy (Bélgica) el 30 de marzo de 1897. Hijo de un matrimonio de judíos rusos, su padre Dimitri era un brillante científico e inventor, que desarrolló un novedoso sistema para la obtención de aluminio a partir de la bauxita y construyó dos factorías en Bélgica para explotar su descubrimiento. Vladimir tenía una hermana mayor (Eugenia) y una menor (Olga) y era un joven inteligente, que hablaba perfectamente inglés, francés y alemán, y ruso e italiano con fluidez. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Vladimir estudiaba en la Université Libre de Bruselas y su padre, temeroso de que los alemanes los arrestasen, se lo llevó a Inglaterra dejando a las mujeres al frente del negocio familiar. En Inglaterra, Vladimir asistió durante algunos meses a la Universidad de Cambridge, antes de que su familia se reuniese de nuevo en París en 1915, donde Dimitri Peniakoff colaboraría con la industria armamentística francesa y Vladimir serviría brevemente en el ejército francés, aunque fue herido y pasó varios meses hospitalizado, siendo declarado no apto para el servicio poco después de la firma del armisticio de 1918.
Tras la guerra, Vladimir continuó sus estudios, licenciándose como ingeniero eléctrico en la Universidad de Grenoble y regresó a Bélgica para trabajar en la industria familiar. No obstante, la muerte por neumonía de su hermana Olga en 1921 y un desengaño amoroso le provocaron un estado de depresión y ansiedad que le hizo cambiar de aires. En 1924 se mudó a Egipto, donde aceptó un puesto como ingeniero en una fábrica de azúcar. Su nuevo trabajo no era demasiado interesante ni estimulante, así que Peniakoff se buscó algunas aficiones: aprendió a navegar y a pilotar aviones, aprendió a hablar árabe e hizo numerosos viajes por el desierto del Sáhara, que llegó a conocer bien, al igual que las tribus que vivían en él, hasta el punto de convertirse en miembro de la Royal Geographical Society de Londres. En 1928 se casó con Josephe Ceysens, una mujer belga con la que tuvo dos hijas, Olga (nacida en 1930) y Anne (1932).
Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Peniakoff trató de alistarse en el ejército británico. Probó suerte en el ejército, en la marina y en la RAF, pero en los tres fue rechazado, debido a su condición de súbdito de un país neutral. Pero cuando Alemania invadió Bélgica, su status cambió y fue aceptado por el ejército. Su primer destino, debido en buena parte a su dominio del árabe, fue como oficial en un batallón de la Libyan Arab Force, una fuerza militar formada por soldados árabes (muchos de ellos, refugiados libios huidos de la dominación italiana) y oficiales británicos. No obstante, la LAF no dio los resultados que se esperaban y acabó relegada a funciones secundarias. Peniakoff, convencido de que podía ser de más utilidad a los británicos, logró permiso para formar una pequeña unidad dedicada a la infiltración y al sabotaje tras las líneas enemigas, que se llamaría Libyan Arab Force Commando (LAFC). Con una docena de soldados de la LAF y algunos oficiales británicos, Peniakoff, ya con el rango de mayor, partió del oasis de Siwa en marzo de 1942 y durante cinco meses se movió por el área de Jebel Akhdar, recogiendo información sobre las tropas italianas y alemanas, estableciendo pactos con numerosos líderes tribales de la zona, y saboteando las líneas de aprovisionamiento enemigas, haciendo explotar al menos tres depósitos con cerca de 75000 litros de combustible.

Patrulla del LRDG; Peniakoff aparece a la izquierda, sentado tras un árbol
El avance del Áfrika Korps del mariscal Rommel obligó a los británicos a replegarse hacia Egipto. De vuelta en El Cairo en agosto de 1942, Peniakoff tomó parte en una incursión del Long Range Desert Group (LRDG), otra de las unidades especiales británicas, acción por la que fue condecorado con la Military Cross. Durante esa misión Peniakoff empezó a ser conocido como Popski (nombre tomado del personajes de una popular tira cómica del diario Daily Mirror), apodo que le puso el capitán William Kennedy Shaw, oficial de inteligencia del LRDG, porque sus operadores de comunicaciones tenían problemas para deletrear "Peniakoff". Pero, al volver a Egipto, Popski descubrió que el LAFC había sido desmantelado y él aparentemente no tenía designada función ni misión alguna. Durante algún tiempo ejerció como enlace con los jefes árabes locales, y en septiembre de 1942 rechazó tomar parte en el ataque a Tobruk preparado por el coronel John Haselden (la fracasada Operación Agreement), por considerarlo un plan insensato, aunque si tomó parte en una de las operaciones de apoyo de dicha acción, el ataque al aeródromo de Barca, acompañando al LRDG, ataque en el que Popski resultó herido en una mano a resultas de lo cual pasaría cinco semanas hospitalizado.
Una vez tuvo el alta, Popski se presentó ante el coronel John "Shan" Hackett, coordinador de algunos de los grupos de operaciones especiales británicos. Ante la insistencia de Popski, Hackett lo autorizó a formar su propia unidad bajo el nombre de Escuadrón de Demoliciones Nº1. Popski trató de que su unidad quedara adscrita al LRDG, pero su comandante, el coronel Guy Prendergast se negó, porque no se fiaba demasiado de Popski. Además, el Escuadrón necesitaba un nombre clave, fácil de recordar y que no diera pistas sobre sus verdaderos objetivos. A Popski no se le ocurría nada y Hackett, en broma, le dijo "Encuentra un nombre rápido, o lo llamaremos el Ejército Privado de Pospki". Y con ese nombre, Popski's Private Army (PPA), se quedó.

Cap. Robert Park "Bob" Yunnie (1909-1961)
Peniakoff empezó de inmediato a reclutar hombres para su unidad. Los dos primeros fueron dos viejos conocidos suyos, dos oficiales que habían servido con él en el LAF y de los que se fiaba completamente: un capitán escocés llamado Robert Yunnie y un teniente francés llamado Jean Caneri. Con su ayuda, Popski fue reuniendo hombres de procedencias muy diversas: del LRDG, del SAS, del cuerpo de blindados e incluso de regimientos de caballería, hasta sumar unos 35 hombres. La mayoría de ellos eran hombres con cualidades destacadas pero que encajaban mal en los regimientos en los que estaban adscritos, y la mayoría se adaptó fenomenalmente a la nueva unidad.
La idea de Peniakoff era crear una unidad totalmente diferente a lo que hasta entonces había en el ejército británico. Un cuerpo alejado de la rigidez, el formalismo y la inflexible disciplina militar. Una unidad sin saludos ni ceremonias, donde soldados y oficiales vestían de la misma manera, donde se fomentaba el espíritu de equipo, sin sanciones ni castigos; si un recluta demostraba no estar a la altura del resto, simplemente se le devolvía a su unidad de origen. También su forma de actuar iba a ser diferente. Peniakoff había imaginado una unidad pequeña, fácil de manejar, móvil y adaptable, con hombres duros y bien entrenados, dedicada a la recogida de información y al sabotaje, que sin eludir el enfrentamiento con las tropas del Eje, eligiese cuidadosamente las condiciones en las que se producirían dichos enfrentamientos: acciones rápidas e inesperadas, atacar al enemigo donde y cuando menos se lo esperase, y retirarse antes de que pudiera contraatacar. Las acciones del PPA eran cuidadosamente preparadas por Popski y sus oficiales, evaluando toda la información disponible y teniendo en cuenta todas las variables. "La improvisación y la precipitación son ajenas a mi naturaleza, los riesgos desconocidos me hacen sentir incómodo", escribiría más tarde en sus memorias. En buena parte gracias a esta milimétrica planificación, el PPA tendría muy pocas bajas durante sus muchas acciones. Para sus desplazamientos por el desierto, disponían de jeeps armados con ametralladoras Vickers y camiones de transporte de tropas, vehículos que, al igual que los hombres del PPA, eran robustos y fiables.

Mayor Jean Caneri (1915-1988)
Se ha dicho que el PPA nació algo tarde. Y es que cuando a finales de 1942 el grupo estuvo organizado y listo para entrar en acción el curso de la guerra en el Norte de África había cambiado. Las tropas germano-italianas, derrotadas en El Alamein, se habían replegado hacia Túnez. El PPA se dirigió al oeste en su persecución. Mientras buena parte de las tropas alemanas resistían en la llamada Línea Mareth (una serie de fortalezas, construidas por los franceses, que defendían el paso entre el Mediterráneo y las colinas de Matmata, patrullas conjuntas del PPA y el LRDG buscaban pasos alternativos por el sur. Y así, en enero de 1943, una avanzadilla conjunta de ambos grupos, dirigida por Popski y por el capitán Nicholas Wilder, del LRDG. descubría el llamado Paso de Tebaga, entre las elevaciones de Djebel Tabaga y Djebel Metah. En marzo de ese año, las tropas del VIII Ejército británico, al mando del mariscal Montgomery, atacaban sin éxito la Línea Mareth; pero, enterados de la existencia del Paso, la División de Nueva Zelanda lo utilizaría para flanquear a las tropas del Eje, atrapándolas entre dos fuegos, lo que propiciaría su retirada y la caída de la Línea Mareth.
Sin embargo, cuando Popski regresó a su campamento, se encontró con la desagradable sorpresa de que había sido atacado por tribus árabes hostiles que, aunque no habían causado víctimas, si habían quemado los vehículos y robado la mayor parte de sus suministros. Popski decidió entonces dirigirse a Tozeur, un puesto avanzado de las tropas francesas, a casi 300 kilómetros al noroeste de allí. A continuación, el PPA fue transferido al I Ejército Británico, que avanzaba desde el este junto a las tropas norteamericanas del II Corps. Con ellos tomaron parte en la batalla del paso de Kasserine (una de las últimas victorias alemanas), en acciones como el minado de carreteras o la defensa de una posición elevada. No habría tiempo para mucho mas; en mayo, las tropas del Eje se rendían y la campaña del norte de África se daba por terminada. Eso si, el PPA participó aceptando la rendición de unos 600 soldados italianos que se entregaron a ellos.
Una vez asegurada África, hubo que buscar un nuevo destino para el PPA. Se habló de enviarlos a Yugoslavia y de llevarlos a Sicilia utilizando planeadores. Al final desembarcaron con la 1ª División Aerotransportada británica en el estratégico puerto de Tarento en septiembre de 1943. Su misión, una vez la ciudad y su importante puerto estuvieron asegurados, era explorar los alrededores de la ciudad, localizar posibles puntos de aterrizaje para los aviones de la RAF y recoger toda la información posible sobre las tropas alemanas, su número, situación y movimientos. Una misión resuelta brillantemente; además de conseguir la rendición de un general y un almirante italiano, recogieron abundante información sobre los aeródromos alemanes y su actividad y, en un golpe audaz, obtuvieron datos precisos sobre las tropas alemanas en la zona: haciéndose pasar por un sargento italiano interesado en venderle una caja de coñac a un oficial alemán, Popski se infiltró en un cuartel alemán y se hizo con documentos que indicaban el número exacto de soldados alemanes que permanecían en los alrededores de Tarento, además de su localización exacta y las unidades a las que pertenecían.
Tras este éxito, el PPA (que había aumentado el número de sus integrantes hasta unos 80 hombres) se dirigió al norte, dividido en dos patrullas (una al mando de Popski, la otra mandada por Yunnie), llegando incluso hasta las cercanías de Roma. Pero la conquista de Italia no iba a ser tan sencilla. Las líneas defensivas establecidas por los alemanes ralentizaron el avance aliado. Sin mucho más que hacer, Popski reclutó y entrenó nuevos miembros, elevando a 100 el número de componentes del PPA, divididos en cuatro patrullas.
En junio de 1944, la unidad volvió a la acción. Popski planeó un desembarco anfibio tras las líneas alemanas, para realizar acciones de sabotaje y facilitar información a los ejércitos aliados que avanzaban hacia el norte. Bob Yunnie, junto a dos de sus hombres y dos guías italianos, desembarcaron primero para preparar la llegada del resto de hombres. Lamentablemente, el ejército alemán se retiraba hacia el norte, y las carreteras de la zona estaban atestadas de soldados, vehículos y tanques alemanes. El riesgo era demasiado elevado, y así lo consideró Popski, que ordenó suspender la misión. Yunnie permaneció oculto, espiando a los alemanes e identificando blancos para los ataques aéreos, hasta que las tropas aliadas (entre ellas, el propio PPA) llegaron a su posición.
En las fechas posteriores, el PPA actuó en las estribaciones de los Apeninos, con gran libertad de movimientos. Una de sus grandes acciones fue la toma de la ciudad de Camerino, con ayuda de los partisanos italianos. Camerino era una ciudad amurallada, situada en una posición ventajosa y con una guarnición alemana dotada de armamento pesado. Ante estas desventajas, Popski se valió de una ingeniosa estratagema: mediante una serie de pistas falsas cuidadosamente preparadas, hizo creer a los alemanes que el avance aliado estaba a punto de sobrepasar su posición. Ante el riesgo de quedar rodeados por las tropas enemigas, el comandante alemán ordenó evacuar Camerino, que fue ocupado sin lucha.

Vehículo anfibio DUKW
En octubre el teatro de operaciones de los hombres de Popski se trasladó al norte, al entorno de Ravenna, colaborando con la Brigada Garibaldi (partisanos comunistas). En estas acciones comenzaron a utilizar vehículos anfibios DUKW. El 9 de diciembre de 1944, una patrulla del PPA acudió en ayuda de un grupo de soldados británicos del 27º Regimiento de Lanceros, atrincherados en una granja y rodeados por fuerzas alemanas muy superiores. La intervención del PPA puso en fuga a los alemanes, que sufrieron ochenta bajas, mientras que los británicos tuvieron cuatro heridos, entre ellos Popski, que perdió la mano izquierda y tuvo que ser evacuado de emergencia, primero a Roma y luego a Inglaterra. Tras su baja forzosa, el PPA quedó bajo las órdenes de Caneri, y siguió funcionando con la misma efectividad aún sin su líder, lo que deja bien claro la perfecta organización y entrenamiento de aquellos hombres.

Soldados del PPA en la Universidad de Padua (1944)
Una vez terminadas las operaciones en torno a Ravenna, el PPA pasó a la reserva durante cuatro meses. Un merecido descanso, tras seis meses de acción continua, cruzando Italia de sur a norte y ganándose el aprecio y la admiración del resto del ejército por sus muchos éxitos. Caneri se llevó a sus hombres a un campamento en los Apeninos, donde contrató instructores para que les enseñaran a esquiar. Bob Yunnie obtuvo un permiso y viajó a Gran Bretaña; allí se encontraría con un muy recuperado Popski. Yunnie dejaría el PPA poco después; tras un breve retorno a Italia, recibió la noticia de la muerte de su hijo pequeño, tras lo que solicitó y obtuvo un puesto en Inglaterra. Popski regresaría al servicio activo en abril de 1945, poco antes del final de la guerra. A su unidad se le encargó la misión de desarmar a algunas partidas de partisanos incontroladas que pululaban todavía por el norte de Italia; misión que le permitió cumplir uno de sus sueños: visitar Venecia.

Soldados del PPA en la Plaza de San Marcos (Venecia)
Posteriormente, el Ejército Privado de Popski fue destinado a Rosegg, una pequeña localidad cerca de la frontera yugoslava, donde sería disuelto, en septiembre de 1945. Para entonces, los hombres que lo componían habían recibido, entre otras muchas condecoraciones, una Orden de Servicios Distinguidos (concedida a Peniakoff), una Medalla de Conducta Distinguida, 6 Military Cross, 10 Military Medals y 14 menciones, y el propio rey Jorge VI se había interesado personalmente por las actividades de la unidad. Asimismo, Peniakoff también recibiría la Croix de Guerre francesa y sería nombrado oficial de la Orden de la Corona belga.

Peniakoff, de vuelta al servicio tras perder la mano izquierda
Tras la guerra, Popski fue ascendido a teniente coronel y destinado a Viena como enlace entre las tropas británicas y las soviéticas. Posteriormente se instalaría en Inglaterra, donde conseguiría la nacionalidad británica en 1946. En 1948 se casó con la británica Pamela Firth (se había divorciado de Josephe en 1942) y en 1949 publicó sus memorias, llamadas precisamente Popski's Private Army, que tuvieron bastante éxito. Lamentablemente, Popski falleció en 1951 a causa de un tumor cerebral. Está enterrado en la iglesia de St. Leonard, en Wixoe (Suffolk). Su esposa Pamela (fallecida en 2005) fue enterrada a su lado.


Bob Yunnie también publicaría un libro sobre su etapa en el PPA; se tituló Fighting in the Popski's Private Army ("Luchando en el Ejército Privado de Popski") y se publicó en 1959. Ben Owen, un joven soldado que se había unido a la unidad en Italia, también escribió un relato de sus andanzas con la unidad: With the Popski Private Army (Con el Ejército Privado de Army)

2 comentarios:

  1. Conocía las andanzas del LRDG en el norte de África, pero no las de este curioso grupo. Leyendo sus hazañas, me ha recordado al grupo de infantería que aparece en "Los Violentos de Kally", una pandilla de inadaptados a la disciplina, pero muy buenos en la lucha.

    Un entrada muy interesante, la segunda guerra mundial es toda una fuente de curiosidades casi inverosímiles.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, un grupo un tanto heterogéneo y no demasiado marcial, pero de una eficacia en combate por encima de toda duda.
      Un saludo, Rodericus.

      Eliminar