Verba volant, scripta manent

viernes, 27 de mayo de 2011

El primer Domingo Sangriento: la matanza de Croke Park

                                          Croke Park


Hace apenas unos días, la reina de Inglaterra Isabel II hacía historia al convertirse en el primer soberano británico en visitar Irlanda desde que la isla esmeralda se independizó en 1921, y el primero en hacerlo desde hace un siglo, cuando su abuelo Jorge V la visitó cuando todavía era una provincia británica. Entre los lugares que visitó la reina estaba el estadio de Croke Park, escenario de uno de los más atroces sucesos de la guerra de independencia irlandesa. Y no viene mal recordar aquellos hechos.
Croke Park es el estadio más grande de Irlanda. Situado en Dublín, con capacidad para más de 80000 espectadores, se construyó en 1913 en un lugar donde desde años atrás tenían lugar competiciones atléticas, y recibió su nombre en homenaje al arzobispo Thomas Croke. Se emplea casi exclusivamente para partidos de deportes tradicionales irlandeses, como el fútbol gaélico o el hurling.
El 21 de noviembre de 1920 se disputaba en Croke Park, a las tres y cuarto de la tarde, un atractivo partido de fútbol gaélico que enfrentaba al equipo de Dublín contra el de Tipperary. Sin embargo, esa misma mañana la guerrilla independentista del IRA había asestado a las autoridades británicas uno de sus golpes más audaces, asesinando a once de los dieciocho miembros de la llamada "Banda del Cairo", un grupo de oficiales de inteligencia británicos de muy alto rango, enviados por Londres para desarticular de una vez por todas las tentativas independentistas irlandesas.
A pesar del tenso ambiente que los asesinatos produjeron en la ciudad, la gente acudió masivamente al estadio. Más de 10000 personas se agolpaban en las gradas, incluídas familias enteras. Al poco de comenzar el partido, varios contingentes de soldados, policías y paramilitares ingleses (los llamados Auxiliares) llegaban a las inmediaciones del estadio para realizar una redada, muy alterados y con evidentes ganas de venganza. Un grupo de Auxiliares y policías, fuertemente armados, que supuestamente perseguían a varios individuos "sospechosos" (muy posiblemente se tratara de los vendedores de entradas) irrumpió en el estadio y comenzó a disparar indiscriminadamente contra los espectadores, provocando el pánico y la huída masiva de la gente. Algunos de los policías que permanecían fuera del campo dispararon también contra la multitud que trataba de huir. El tiroteo, que se prolongó al menos minuto y medio, dejó como resultado catorce civiles muertos y cerca de setenta heridos. Entre los muertos, tres niños de 10, 11 y 14 años; la joven Jeannie Boyle, quien había ido al partido con su prometido, con el que se iba a casar sólo cinco días después; y Michael Hogan, uno de los jugadores del partido.
La masacre de Croke Park causo estupor y horror en todo el mundo. Las autoridades británicas trataron de justificarse alegando que entre la multitud se encontraban miembros del IRA armados, quienes habrían iniciado el tiroteo; pero se vieron obligadas a admitir que no habían hallado ni una sóla arma en el estadio, ni en posesión de los espectadores a los que registraron. El propio rey Jorge V afirmó sentirse "horrorizado" por los sucesos. El periódico The Times, que mantenía una postura contraria a la independencia irlandesa, criticó no obstante la versión oficial con gran dureza.
Los sucesos de Croke Park dañaron el prestigio inglés en todo el mundo y pusieron a buena parte de la sociedad británica en contra de sus propias fuerzas de seguridad, reforzando a la vez el prestigio de los irlandeses independentistas. El 11 de julio de 1921 se establecía una tregua que ponía fin a la guerra y permitía la independencia de Irlanda (salvo los condados del Ulster).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada