Verba volant, scripta manent

miércoles, 9 de abril de 2014

Deportistas que nunca existieron

Estos deportistas eran jóvenes, talentosos, llenos de ambición. Parecían tenerlo todo para triunfar, salvo un pequeño detalle... no eran reales.










Yardis Alpolfo
El 1 de abril de 2003, el entrenador del equipo escocés de fútbol Glasgow Rangers, Alex McLeish,  anunció el fichaje del delantero turco Yardis Alpolfo, de diecisiete años y procedente del Galatasaray, por cinco millones de libras. Varios medios y agencias de noticias, como Reuters, se hicieron eco de la noticia. Todo era una broma; el 1 de abril es el April's Fool Day, el equivalente anglosajón del día de los inocentes, y de hecho Yardis Alpolfo es un anagrama de April's Fool Day.

Miguel Iborra
Este joven canario se hizo popular gracias a su twitter @gracieiborra9. Según él mismo contó, jugó en el Universidad de Las Palmas y el Valencia antes de dar el salto al Paris Saint-Germain. Y como prueba, publicó en su cuenta numerosas fotos en las que se le ve en las instalaciones del club, e incluso posando con jugadores de la plantilla como Zlatan Ibrahimovic. Además, comenta la actualidad del equipo, habla de los partidos, charla con sus fans... Incluso llegó a sonar como refuerzo para clubes españoles. El problema es que no existe constancia por ninguna parte de que su historia sea cierta. No figura en la web del club, ni hay registros de su paso por el Valencia, ni figura en ninguna hemeroteca, lo que ha dado paso a numerosos rumores sobre su persona: que es una simple broma de un aficionado, que es un desertor del ejército que trata de abrirse paso en el fútbol, que se trata de un experimento sociológico, que le tocó la lotería y gracias a eso pudo entrenarse con el club... Medios franceses han publicado que en realidad trabaja como jardinero del club, lo que explicaría sus fotografías y su conocimiento del equipo.

Oghenne Sayalongo
Hace un par de años, el diario deportivo As anunciaba el fichaje por parte del Málaga de un futbolista malí de 16 años llamado Oghenne Sayalongo. El jugador era presentado como una de las grandes promesas del fútbol mundial, formado en las categorías inferiores del Rennes francés y arrebatado por los pelos al Arsenal inglés, quien también estaba interesado en ficharlo. Todo absolutamente falso. En realidad, la noticia partió del foro de ACB.com. Varios usuarios con ganas de broma anunciaron el fichaje y comenzaron a hablar de él; bastó eso y una cuenta falsa en Twitter para que el As picara y publicara la noticia sin más comprobaciones. Ni siquiera cayeron en la cuenta de que Sayalonga es un municipio malagueño.

Simonya Popova
Esta despampanante tenista uzbeka de 17 años saltó a la fama al aparecer en la portada de la revista deportiva Sports Illustrated en 2002. Lo tenía todo para convertirse en una de las estrellas futuras del tenis: talento, ambición, competitividad... y una belleza física espectacular. Resultó ser todo un montaje; ni siquiera la fotografía era real, ya que se trataba de una imagen virtual generada por ordenador. En realidad, todo era una crítica a la WTA por su empeño de convertir a las tenistas en sex-symbol para aumentar la repercusión mediática de la competición. Al final del artículo el autor admitía que todo era falso... lo que no impidió que medios como el diario Clarín reprodujeran la noticia creyéndola cierta.

Sidd Finch
Otra criatura surgida de la imaginación de los periodistas de Sports Illustrated, esta vez como broma del 1 de abril. A finales de marzo de 1985, la revista informó que los New York Mets tenían a prueba un nuevo jugador; un tal Hayden Siddartha "Sidd" Finch, un novato de 28 años, que nunca había jugado al béisbol, pero con unas extraordinarias aptitudes, capaz de lanzar una bola a la espectacular velocidad de 270 km/h. La historia de Sidd apareció en el ejemplar del 1 de abril y era verdaderamente curiosa: criado en un orfanato inglés, adoptado por un arqueólogo muerto en un accidente de aviación en Nepal, asistió brevemente a la Universidad de Harvard antes de instalarse en el Tibet para aprender la mística sabiduría de los lamas, ahora dudaba entre dedicarse al deporte o seguir su carrera musical tocando el corno francés (¡). Incluso publicaron fotografías del tal Finch (el modelo fue un profesor amigo de uno de los fotógrafos de la revista). La repercusión fue enorme: los fans de los Mets se volvieron locos, los demás medios se quejaron de que SI tuviera la exclusiva; incluso los Mets, como parte de la broma, pusieron su nombre en una taquilla. El 2 de abril, el falso Finch anunció su renuncia al beisbol en una rueda de prensa. Sports Illustrated dio la noticia de su "retirada" en su ejemplar del 8 de abril, y aclaró que se trataba de una broma el 15. A pesar de ello, mucha gente siguió creyendo que el personaje y su historia eran reales.

Néstor Coratella

El caso del uruguayo Néstor Coratella es básicamente igual al de Oghenne Sayalongo. Es la invención de un grupo de usuarios con mucho ingenio del foro Forocoches.com, un montaje tremendamente elaborado que contó incluso con un perfil falso de Facebook, blogs falsos, decenas de entradas en foros, una portada trucada del diario uruguayo El Observador, hasta un vídeo de sus mejores jugadas en YouTube. Supuestamente "el colibrí", como se le apodaba, había sido fichado por el Villarreal por 3 millones de euros, procedente del club uruguayo Danubio. Varios medios se hicieron eco del fichaje antes de que el presidente del Danubio aclarara que era todo mentira, que nadie en el club conocía al jugador y no habían vendido ningún futbolista al Villarreal.

Eusebio Ariel Frodosini
Otro fruto de una broma nacida en el foro ACB.com. Fue en el año 2003 cuando empezó a correr en el foro el nombre de este supuesto jugador argentino como refuerzo para el Unicaja de Málaga. Se trataba, según contaban, de un ala-pivot de 2'04, espectacular, dominador y de excelentes números. El "Jordan boludo", lo apodaban. También decían de él que había ganado el concurso de mates de la Liga Argentina de 2000... ¡saltando sobre un toro con los cuernos en llamas! Pese a lo inverosímil de la historia, el fichaje fue dado por válido por medios importantes como el diario Marca o la cadena SER. Incluso hubo "expertos" que quedaron en evidencia al alabar las condiciones de un jugador que ni siquiera existía.

Bruno Banani
En 2009 la prensa alemana se hizo eco de un peculiar personaje; decía llamarse Bruno Banani, y era un joven natural del archipiélago oceánico de Tonga, seleccionado por su país para intentar convertirse en el primer tongano en clasificarse para unos Juegos Olímpicos de Invierno, en la modalidad de luge (trineo). Llegaba a Alemania con intención de entrenarse a fondo y, aunque no logró el pasaporte olímpico, si logró clasificarse para el Mundial de luge de 2011 (quedó 36º de 37 participantes). Sin embargo, su historia (muy parecida a la de los competidores jamaicanos de bobsleigh que participaron en Calgary'88) le hizo popular en Alemania; y como además "casualmente" existe una firma alemana de lencería llamada Bruno Banani, dicha empresa aceptó patrocinarlo...
A finales de 2011, saltó la liebre; el tal Bruno Banani se llamaba en realidad Fuahea Semi y todo había sido un montaje creado por una empresa de marketing contratada por la compañía alemana para conseguir publicidad.

Rajko Purovic
En junio de 2009, el club inglés del Middlesborough descendía de categoría, de la Premier a la First División. Obviamente, sus fans estaban bastante tristes, incluido Leon Ward, un electricista de 23 años que pensó que había que ilusionar de nuevo a la hinchada de su club. Y, ni corto ni perezoso, se inventó un fichaje para su equipo: un tal Rajko Purovic, una joven promesa serbia procedente del FK Banat Zrenjanin. Le inventó una carrera, estadísticas, representante, incluso una entrada en la Wikipedia. Y lo publicó todo en su blog. De inmediato, se hicieron eco medios de la importancia del Daily Mail, Yahoo, Eurosport, incluso el canal de deportes Sky Sport. La directiva del Middlesborough tuvo que sacar un comunicado oficial negando el fichaje.

Dexter Rosales
A mediados de 2012, el club australiano Adelaide United anunciaba en su web la incorporación de un futbolista norteamericano llamado Dexter Rosales. Un jugador de 25 años rápido, goleador, con gran toque de balón. Una estrella en ciernes. Nacido en Miami, había jugado en el River Plate argentino, el Valencia B y el Ajax holandés. Había sido incluso internacional con las categorías inferiores de Estados Unidos. Un lujo para la mediocre liga australiana. Llegó el día en que Dexter debía incorporarse al club... y no apareció. Unos días mas tarde, el club publicaba una nota de disculpa, admitiendo haber sido víctima de un elaborado engaño. Al club había llegado vía email un informe muy completo sobre el jugador, ofreciéndolo al equipo. El informe incluía un video con las mejores jugadas e incluso un cromo con la fotografía del jugador vestido con la camiseta del Ajax. En realidad, el jugador del cromo y el vídeo era otro Rosales, Mauro Rosales, un jugador argentino que efectivamente había jugado en el equipo holandés años atrás.

Mete Serdar Coban
En junio de 2011, el diario deportivo Marca anunciaba que el Real Madrid estaba a punto de fichar a un tal Mete Serdar Coban, un interior zurdo turco de 17 años, al que presentaban como "una de las joyas del fútbol europeo". Según la noticia, el jugador había jugado cuatro años en las categorías inferiores del Inter de Milan, donde lo había conocido el entonces entrenador del Madrid, Jose Mourinho. Coban había aterrizado en España para incorporarse al Atlético de Madrid, pero la rápida actuación del equipo blanco había logrado arrebatarle el jugador a sus vecinos. La noticia incluía fotos del jugador en el Bernabéu. Poco después, un ojeador llamado Javier Ribalta desvelaba la verdad: el jugador llevaba tiempo ofreciéndose, sin éxito, a todos los clubes y representantes de Europa; era completamente falso que hubiese jugado en el Inter; había probado para entrar en las categorías inferiores del Atlético, si, pero con pésimo resultado. Las imágenes en el Bernabéu las había conseguido durante un tour por el estadio, al alcance de cualquier turista. Al parecer, igual que Miguel Iborra, el tal Coban resultó ser un espabilado que se había creado un personaje.















Edmond Villanueva

A finales de la temporada 2013-14, el modesto club ibicenco Sant Rafel de la Tercera División balear anunció el fichaje de un delantero de 28 años llamado Edmond Villanueva, que presentaba un curriculum impresionante: decía haberse formado en la cantera del FC Barcelona (con el que había ganado una Copa del Rey en categoría sub18 y una Copa Catalunya) y haber jugado en clubes de la talla del Nantes (en la Ligue 1 francesa), el Houston Dynamos (en la MLS norteamericana), el Brondby (en la Superliga danesa) y el Al-Jazeera de los Emiratos Árabes Unidos. Un auténtico lujo para un club de la categoría del Sant Rafel... si hubiera sido cierto. En realidad, el jugador sólo había jugado en clubes aficionados catalanes, luego se había ido a EEUU por motivos de estudios (jugando en equipos universitarios) y luego había estado a prueba con el Nantes, jugando únicamente un par de partidos amistosos con el equipo filial. Incluso el video proporcionado a la directiva con jugadas suyas era falso. Al descubrirse todo, el jugador culpó a su representante de haber sido el que había urdido el engaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario